Tag

niños

Browsing

Tenía muchas ganas de escribir algo para el cuidado del cabello de los más pequeños. En realidad, primero tiene que aprender una para así después enseñarles a ellos correctamente y no seguir transmitiendo de generación en generación los mismos errores de siempre.

Lo primero que trato de inculcarles es que el cabello forma parte de su cuerpo, como el rostro, las manos, las piernas, etc. y como tal, merece el mismo cuidado y dedicación. No obstante, como dijo Zoe D. Draelos, MD, FAAD, “Uno de los errores más comunes sobre el cabello, es pensar que está vivo, cuando en realidad el pelo es un organismo inerte que no se sana una vez que se lastima”, por lo que con más razón debemos protegerlo. Luego, les pido que amen el cabello que les tocó y que no traten de querer cambiarlo, sino más bien de cuidarlo para que esté siempre sanito. Les aseguro que una vez que el cuidado de su cabello se vuelva un hábito, ya no tendremos que insistirles para que lo cuiden. ¡La mejor manera que tenemos los adultos de
educar a nuestros hijos es con el ejemplo! A continuación vamos con algunos consejos para los más chicos de casa.

Lo primero que vamos a enseñarles es a lavarse el cabello correctamente. Idealmente, el cabello debe lavarse una vez por semana para conservar así sus aceites naturales. Se debe colocar un poquito de champú (del tamaño de una avellana) en su manito y masajear el cuero cabelludo más que el resto del cabello porque tanta fricción lo daña. Cabe resaltar que el cabello de textura afro tiende a ser seco, por lo cual es preferible utilizar un champu hidratante para cabello seco. Posteriormente, se debe enjuagar bien el cabello con agua tibia y aplicar el acondicionador, para luego enjuagar de nuevo. Dependiendo de la densidad del cabello, para los niños y niñas con cabellos abundantes y gruesos, es mejor aplicar champu y lavar una segunda vez. Otra opción es hacer un co-lavado, que – tal como lo mencioné en el artículo “la jerga del afro” – es cuando se utiliza acondicionador en lugar del champú para lavar el cabello, buscando así mantener la humectación del mismo por más tiempo. Al realizar el co-lavado, se recomienda separar el cabello en pequeñas secciones y desenredarlo con un peine de dientes anchos desde las puntas hacia la raíz para evitar quebrarlo. Luego de enjuagar el cabello, aplique acondicionador sin enjuage o un aceite natural, lo cual permitirá sellar la humectación.

¡Cuidado con el secado! Envolver el cabello con la toalla sin frotarlo porque lo lastima. La Academia Americana de Dermatología (AAD por sus siglas en inglés) aconseja lo siguiente: hacer trenzas o colitas de caballo sueltas con cintas cubiertas de goma. El uso de los estilos protectores es favorable, sin que el cabello quede con mucha tensión para evitar su quiebre.

No podemos hablar del cabello de los niños sin mencionar las liendres. Los productos químicos que hay en el mercado pueden llegar a ocasionar lesiones en el cuero cabelludo de los más pequeños. Existen algunas fórmulas “caseras” (que se deben aplicar dos veces por semana) para deshacerse de estos bichitos tan desagradables y que tantas complicaciones generan.

  • Aceite de oliva: según Joan Sewyer y Roberta MacPhee, autores del libro “Head Lice to Dead Lice”, este aceite las elimina por sofocación. Sin embargo no resulta tan efectivo para matar los huevos que ponen las liendres. Hay que colocarles el aceite en el cuero cabelludo, colocar una gorra y dejar actuar una noche, al día siguiente lavar el cabello.
  • Vinagre: es el método natural más común. Al igual que el aceite de oliva, lo aplicamos con un vaporizador, lo dejamos toda la noche y a la mañana siguiente lavamos el cabello.
  • Aceite de almendra y limón: el aceite los sofoca y la astringencia del limón logra matar los huevos. Mezclar ambos ingredientes, colocar en el cabello, dejar por dos horas y lavar.

Finalmente, en términos generales, se debe peinar de manera tal que no usemos calor o productos químicos, tener en cuenta que tratamientos como alisantes químicos, tinturas y demás producen daños en el cabello, y proteger el cabello del sol utilizando sombreros.

Una podría pensar que los productos que están diseñados exclusivamente para niños son los ideales, pero en realidad todo pasa por los componentes. A la hora de elegir productos para el cuidado capilar de los niños, lo recomendable sería optar por aquellos cuyas etiquetas contengan la menor cantidad de ingredientes y mientras menos fragancia tengan, mejor. Aquellos libres de parabenos y sulfatos son la alternativa más conveniente. Como dije al principio, se cuida lo que se quiere, por lo tanto, nuestra tarea como madres y
padres es la de enseñarles a nuestros hij@s a quererse sí mismos.

Fuentes:

https://howtoadult.com/how-to-grow-a-black-kids-hair-5658406.html
https://www.aad.org/public/skin-hair-nails/hair-care/healthy-hair-habits-for-kids

https://www.thehealthsite.com/beauty/expert-tips-on-hair-care-for-children-bs0216-372262/

https://www.thehealthsite.com/diseases-conditions/home-remedies-for-head-lice-203627/