Tag

cabello

Browsing

En esta oportunidad les voy a contar un poco sobre aquellos productos para el cuidado de nuestro cabello que poseen silicona (desafortunadamente la mayoría de ellos). La realidad es que, como todo en la vida, algunos de ellos son muy nocivos y otros no tanto, dependiendo del tipo de silicona que se utilice. Para que no interrumpas la lectura de este post, te recomiendo que traigas uno o dos productos que usas habitualmente en tu cabello… porque no resistirás la tentación de leer las etiquetas y comprobar de qué están hechos. He incluido algunos términos científicos (poquitos no más) con la idea de que aprendamos a leer las etiquetas.

¿Qué es la silicona?

La silicona es un compuesto químico que incluye átomos de silicio y oxígeno como parte de su composición molecular. En el campo de la cosmética, la encontramos en acondicionadores para el cabello, nutriciones, baños de crema, ceras y alisantes. La función principal que tienen es la de formar una capa de “protección” en la fibra capilar. Protege el cabello de los rayos UVA , del calor del secador y demás agentes externos que pueden dañar el cabello. Sin embargo, tampoco permite que el cabello respire y absorba los buenos ingredientes que pueden tener algunos productos. Una de las características principales de la silicona es la capacidad de impartir brillo, suavidad y la apariencia de un pelo saludable. Hasta aquí todo parece perfecto, pero… (siempre hay un pero). Existen dos tipos de siliconas, las que son solubles en agua y las que no. Las primeras son las menos nocivas, porque al lavarse el cabello se van, no dejan efecto residual  y no es necesario usar productos abrasivos para retirarlas. Las del segundo tipo, en cambio, son muy dañinas para nuestro cabello y cuero cabelludo, porque para quitarlas es necesario utilizar champús a base de sulfatos, componentes muy fuertes que dañan el cabello y el cuero cabelludo. Como para que tengamos una idea, los sulfatos se usan en detergentes para ropa y vajilla. Y así como eliminan la suciedad y la grasa, también se llevan consigo los aceites naturales que están presente en la fibra capilar.

¿Cómo podemos saber si un producto contiene silicona?

En líneas generales, podríamos decir que los componentes terminados en “-cone” o “-cona” son siliconas. Por ejemplo, entre las siliconas más comunes no solubles en agua están Trimethylsilylamodimetheicone, Stearyl Dimethicone, Dimethicone, Cetyl Dimethicone, entre otras. Es más fácil recordar las que son hidrosolubles (porque son menos) y por ende las menos nocivas: 

– Cyclomethicone: se evapora rápidamente y no genera efecto residual en el cabello. Deja humedad y un aspecto sedoso y suave. Está presente tanto en productos que se enjuagan como los que no. 

– Dimethicone copolyol: es soluble en agua. En general los productos que tienen “copolyol” son fáciles de retirar. La contra es que suelen ser bastantes caros. 

– Silicona con PEG: los PEGS son polímeros compuestos por hidróxidos que aman el agua, por lo que estos productos son más que hidrosolubles.  

En conclusión, ahora que sabemos leer las etiquetas, podemos comprar de manera informada, leyendo antes los componentes de los productos que usamos en nuestro cuerpo. Como leí por ahí, la silicona es como un maquillaje para el cabello: aparenta ser saludable y perfecto, pero en realidad no lo es, porque al quitarlo, la fibra capilar se muestra tal como es. Tratemos de nutrir nuestro pelo de la manera más natural posible para que el brillo y la belleza sean parte de él y no solo una ilusión óptica.