Tag

cabello natural

Browsing

Les quiero contar un poco sobre aquellos elementos que no pueden faltar en nuestro kit de cuidado capilar, los que deben estar sí o sí siempre a mano y disponibles. También voy a hablar un poquito sobre estilos de cabello afro y finalmente acerca de algunas ideas sobre coloración. Aquí va una lista de accesorios y productos indispensables para el cuidado del cabello. 

– Champú (y productos en general) sin sulfatos. Como mencioné en otra de mis publicaciones los sulfatos resecan y dañan el cabello

– Productos  hidratantes y aceites naturales nutritivos para fijar la humedad del cabello. Un consejo práctico es armarte un vaporizador pequeño con agua y aceite o crema nutritiva y tenerlo contigo para usar cuando lo necesites.  Es muy práctico este recurso porque nos ahorra tiempo y el producto se expande de manera uniforme por todo el pelo.

– Peine de cerdas anchas, o cepillos o lo que tu pelo tolere mejor. Cada cabello es único y de pronto ofrecer ideas estandarizadas no es lo ideal. Siempre trato de brindarles toda la información para que luego ustedes puedan elegir y probar lo que les haga mejor. 

– Secador de aire frio con difusor: lo ideal es que no tire solo aire caliente porque contribuye a la resequedad del cabello, por eso son mejores los que tienen regulador de temperatura. El difusor es uno de los mejores inventos para nosotras. Permite secarnos el cabello e ir formando nuestros crespos. Y, aunque no es recomendable usarlo a diario, hay ocasiones que en las que nos saca del apuro.

– Las horquillas y pinzas de pelo: no piensen que solo sirven para peinados excéntricos y elaborados sino también para ordenar el pelo y distribuirlo con armonía. 

– Gorros o pañuelos de seda o satén: ideales para los tratamientos nocturnos. Si dormimos con estos gorros o pañuelos reducimos significativamente la fricción que el pelo tiene con la almohada evitando así que se quiebre o dañe. La seda es suave y evita este tipo de problemas.

 – Banditas de goma para el peinado: según el peinado, siempre son útiles y hay que tenerlas a mano. 

Con respecto a los estilos del cabello afro, hay tantos como personas con crespos afro. Seguro que tú tienes el tuyo y yo el mío, pero siempre es divertido poder cambiar de vez en cuando y probar peinados nuevos. 

– Cabello corto: entre algunas de las ventajas que tiene llevar el pelo corto están la practicidad y el ahorro de tiempo. Es mucho más fácil de manejar, cuidar y peinar. Se utiliza poca cantidad de productos, las puntas están siempre sanas y con tan solo un par horquillas puedes darle un toque de color o estilo al cabello. Pienso que es una opción muy elegante y sexy que realza la feminidad que todas tenemos.

Trenzas: creo que son más bien un emblema del cabello afro. Largas, cortas, con volumen o planas, las trenzas siempre han marcado tendencia entre las cabelleras afro. Si bien están erróneamente  asociadas a un estilo informal y juvenil, brindan la opción de recogerlas con facilidad y lograr peinados elegantes, fáciles de hacer y en poco tiempo para cambiar el look rápidamente. También es posible combinar trenzas anchas y finitas o trenzas y pelo suelto. Por ejemplo, podemos hacer trenzas de raíz orientadas hacia arriba y dejar el cabello suelto al final. Otra alternativa es hacer una trenza que haga de diadema y el resto del pelo, suelto, o bien se pueden hacer dos trenzas de raíz a los costados. 

Al natural: es el estilo más apropiado para lucir unos crespos hidratados, nutridos y saludables. Con el cabello bien cuidado es una excelente manera de mostrar al mundo que el pelo afro se puede llevar suelto y queda hermoso. 

Si hablamos de coloración del cabello afro, hay algunas consideraciones para tener en cuenta antes de ir a la peluquería a teñirse. Por ejemplo, unos días antes, no apliques productos de nutrición para permitir que la fibra capilar no esté sellada a la hora de aplicar la tintura y pueda absorberla correctamente. Sí, hay que ir con el cabello limpio! En lo posible no decolores tu pelo. Son productos muy dañinos y generan más porosidad, lo que hace que no se fije bien el color que quieres aplicar. Una vez que ya te has teñido, trata de utilizar champús que ayuden a la conservación del color. 

Sin importar cómo elijas lucir tu cabello natural, lo importante es cuidarlo con una rutina que sea tanto apropiada como fácil de manejar para ti. Recuerda, tu estilo lo impones tú!

Afortunadamente muchas de nosotras, mujeres de cabello afro, hemos decidido crear estos espacios para conocernos entre nosotras y hacer nuestro aporte a la cultura afroamericana. A través de las redes sociales, blogs y sitios de Internet podemos comunicar lo que nos pasa por los crespos y compartir nuestras experiencias sobre aquellas cosas que hacemos  para vernos más bellas. Pero lo más importante es que somos conscientes de que cada vez más mujeres de estilo afro nos sumamos a este movimiento de volver a las crespos como una suerte de reivindicación a nuestra cultura que tantas veces ha sido ninguneada en su historia. A continuación comparto una breve reseña y sus respectivas vías de contacto de algunas blogueras afro que tienen mucho para contar y mostrar. 

1. Carolina Contreras, oriunda de República Dominicana, es una mujer que defiende con gran firmeza y convicción los rizos afroamericanos. Su lema es “cambiar el mundo con un rizo a la vez” porque no se detiene solo  en el cabello de la mujer afroamericana, sino que vas más allá y propone un cuidado integral del cabello y la cultura en la que está inmerso. Desde 2014 sus salones de belleza se convirtieron en un espacio para compartir experiencias de mujeres que van en busca de soluciones para su cabello. Carolina y su equipo de trabajo tratan por todos los medios de convencer a sus clientas de conservar su estilo afro al natural. Puedes encontrarla aquí: https://www.missrizos.com/ o en Instagram https://www.instagram.com/miss_rizos/ .

2. Desireé Bela, activista estética que busca mediante una lucha constante la reivindicación de la belleza afro.  Es comunicadora y da charlas motivacionales en diferentes eventos y reuniones con el fin de dar a conocer su propuesta que día a día defiende el feminismo afro. Esta es su página web: https://www.desireebela.com/ y en Instagram la encontramos en este enlace: (https://www.instagram.com/desireebela/?hl=es-la).

3. Afrofeminas, un blog escrito en español dedicado a la mujer afroamericana (y blancas también, ya que dicen no discriminar a nadie). La directora de esta organización es Antoinette T. Soler de nacionalidad cubana y emprendedora como ninguna. Es un blog de interés general que toca diversos temas relacionados a la moda, arte, literatura, realidad afro, etc. Tienen artículos muy interesantes y es fuente de inspiración para millones de mujeres que se animan a mostrar orgullosas su afro. Sitio web: https://afrofeminas.com/. Instagram: https://www.instagram.com/afrofeminas/. Les estoy inmensamente agradecida por haberme dado visibilidad en #afroféminasreales en https://www.instagram.com/p/B4rSJCLI3sR/ .

4. Patricia y Carmen Milagros, dos blogueras latinoamericanas que residen en España. Enamoradas de sus crespos crearon este blog  durante su transición al cabello natural con la idea de aprender y compartir tips de cuidado capilar. En este blog pueden encontrar reseñas de diferentes productos, entrevistas a personalidades afro y consejos varios sobre rutinas del cabello afro. Esta es la dirección del blog: https://afrohair.es/

Por supuesto que existen muchísimas otras blogueras afro que decidieron comenzar a escribir sobre sus experiencias personales primero con su cabello, para después dar un giro social y darle voz a la cultura afro actual. De hecho quien les escribe es una de ellas. De a poco voy forjando mi camino como bloguera afro dando a conocer el resultado de mis investigaciones y lecturas a través de mis posts.  Como les describo en otro de mis artículos, el cabello afro tiene su propia historia para contar y estoy segura de que entre todas seguiremos escribiendo nuevos capítulos con nuestro sello personal.

Hola chic@s!


Me llamo Laura Sinisterra, pero mis amig@s suelen llamarme Lolito o Lolo Simont, resultado de una
pronunciación degenerada de mi nombre en inglés y la abreviación de mis apellidos… todo cortesía de
una de mis mejores amigas.

De antemano, gracias por entrar a mi blog y tomarte el tiempo de leer estás líneas. Espero que no sea la
última visita y que juntos, tengamos el placer de acompañarnos en la travesía de la aceptación, el
manejo, el cuidado y la reafirmación del cabello natural. Nuestros “fros” no son una moda, ni una
tendencia, ni un movimiento, ni una idea loca. Nuestros “fros” hacen parte de nuestra identidad, y están
aquí para quedarse!

Soy afrodescendiente, nacida en Colombia y radicada en Canadá. De mi cabello durante mi niñez,
recuerdo los peinados que mi madre me hacía, colas y trenzas. También recuerdo lo difícil que era
desenredarme el cabello. Con cada jalón de cabello, mi cabeza se balanceaba hacia adelante y atrás
como un yoyo. Me dolía, pero el resultado me gustaba.

Ya entrada en la adolescencia, el salto hacia lo inevitable: alisarme el cabello!!! Ufff, que si me gustó el
resultado? Por supuesto. Mi cabello lucía brillante, largo, sedoso y finalmente liso!. Durante 20 años,
visité el salón de belleza cada dos meses para desrizarme el cabello. Fueron muchos años de elogios,
pues mi cabello era largo y bonito, sin necesidad de usar extensiones. Mi cabello me hacía estar más en
acorde con los cánones de belleza de la comunidad latina. Cada vez me decía “quien quiere marrones,
aguanta tirones”. Y cierto es que aguanté!. Quemaduras en el cuero cabelludo, caspa fruto de la
resequedad, y aun así, los jalones de cabello cuando la raíz comenzaba a crecer y que al tratar de
“estirar la duración del alisado”, los enredos eran duros e inmanejables.

Una vez, ya radicada en Canadá, un amigo de origen africano me preguntó: y por qué no te dejas tu
cabello natural? Por qué te alisas el cabello para entrar en los estándares de belleza que la sociedad nos
impone? La verdad, en su momento, la pregunta me hizo reflexionar. Me convencí de que se trataba de
un desacuerdo de opiniones, fruto de la diferencia cultural. De hecho, me decía a mí misma: si, soy
negra, pero también soy latina! Y en Colombia, las mujeres afrodescendientes nos alisamos el cabello, o
la otra opción, usamos trenzas y extensiones! Así que viva mi cabello alisado!!!!!!!! Y allí terminó la
discusión, en buenos términos, pues al fin y al cabo no me sentía ofendida.

Y entonces, qué fue lo que me hizo cambiar de opinión y dar el gran paso de cortarme el alisado y dejar
crecer mi cabello natural? Cuando mi pareja y yo planeamos embarazarnos, me cuestioné mucho sobre
el alisado y sus efectos al tratarse de un proceso altamente químico. Me preocupaba la salud de mi bebé
y otros efectos secundarios en mi cuerpo (desde el 2010 tengo problemas de fibromas y por ahí estuve leyendo algunos artículos sobre la correlación de los alisados y dicha condición en las mujeres
afrodescendientes… (posible tema de discusión en otro post). Durante el embarazo, opté por las trenzas,
más éstas me parecían pesadas (créanme, tener 3 o 4 paquetes de extensiones en la cabeza, pesa!), me
fastidiaba el hecho de que estuvieran apretadas en la raíz durante las primeras semanas y me parecían
tediosas de elaborar (mínimo cuatro horas de mano de obra). En fin, para quienes optan por la trenzas,
todo mi reconocimiento!. Ya habiendo dado a luz y pasada “la dieta”, llegó el día del gran corte, aun
cuando yo no me lo esperaba.

Había encontrado en internet un “spa de boucles” (spa de rizos en español), en el cual te hacen
consulta gratuita y te recomiendan los productos acordes con tu tipo de cabello. Llegado el día de la cita,
fue el gran día en el que conocí a Khadi, que es ahora mi peluquera. Muy seria al inicio de nuestra
relación, me pareció casi un poco seca para el servicio. Ahora, creo más bien que yo estaba obstinada y
contrariada, pues ella recomendaba cortar el cabello alisado para poder hacerme el tratamiento de
definición de rizos (comúnmente conocido como wash and go). Cabe mencionar, que Khadi es todo un
amor y que fue sólo cuestión de una primera impresión en medio de mi terquedad. En últimas, mi
cabello estaba tan duro e inmanejable, que decidí que a mi casa volvía peinada! Así que cedí y la tijera
tuvo la última palabra!!! Bye bye alisado! Bienvenue mon cher fro!!!

Misión cumplida: ese día volví a casa peinada! El wash and go, todo un proceso fácil, rápido y lo mejor
de todo, sin quemaduras. Con la posibilidad de peinar mi cabello con los dedos cada mañana, guardando
la definición de mis crespos. Con un sabor agridulce, pues era la primera vez en mi vida que tenía el
cabello corto, corto, corto… como un honguito!. Mis familiares canadienses encantados, elogios
unánimes. Mi madre, aún no deja de decirme que me estire el cabello y que me lo peine para atrás…” ,
en fin, creo que aún no está muy en la onda del fro, yo!.

Luego dos años y medio del gran corte, no lo lamento! He aprendido varias cosas que espero poder
compartirles. Me siento 100% identificada con mi cabello, tal cual como es desde que nací, pues hace
parte de mi herencia étnica, de mi ADN.

Y dime, cuál es tu historia Nat&Fro (Natural & Afro)?

Lolo Simont.